Aquí están: Julián, Adelita, Chavalín, Rita, Marcela, Zupu, Dorotea, Susan White, el viejo Kënig, Lucelina,
Esculapio, Dr. Rellán, Perico Galápago, Avellaneda, Scalerius, Lucas, Malambruno, Frank, Nubilia, Paula,
Gabriel, Rafael, Dr. Mestritz, el Tullido, el Borracho, La Blanca, Candela, Buena Moza, el Escribano...

domingo, 2 de diciembre de 2007

¡QUÉ PENA HOSTAL DE S. MARCOS!

¡Qué pena Hostal de S. Marcos!

Nosotros, los de Laga Lerna, de León, ya siempre conservaremos el recuerdo de lo mal que nos tratasteis. Lógico, no. Al fin y al cabo sólo somos gentes del teatro ¡Y aficionados! Que debe de ser lo peor. Nos tratasteis mal desde la forma de ignorarnos los conserjes ¿o se sigue diciendo botones?, hasta el directivo que nos asignó para cambiarnos de ropa, maquillarnos, etc. una sala que en frío no envidia nada a las salas de cualquier morgue, incluidas las cámaras frigoríficas. De remate, nadie nos servía la cena o el "picoteo" acordado. Preguntamos a cuantos pasaban a nuestro lado. Hasta que finalmente alguien se interesó y nos pidió que bajáramos a cenar al restaurante, al que le quedaban cinco minutos para cerrar. Cosa que además nos recordaba muy bien esa camarera que de puro solícita, convirtió nuestra "cena" en una prueba de velocidad o la otra que nos explicó que, aunque estuviera apagando las luces, no nos estaba echando y que podíamos quedarnos más tiempo. Una delicia de trato, comprensible porque no éramos clientes. Ni lo seremos. Nunca seré cliente de este hostalillo que en el trato es heredero de su época carcelaria o de la otra en que albergaba la parada equina del ejército. Y es que todo se pega. Ya se sabe que entre tanto borrico y tanta mula parda... Y conste que nos habían advertido de que nos iban a tratar así.
Conclusión, ya nunca hablaré bien del hotelito san marcos, que en el trato no pasa de pensioneja de medio pelo. No lo recomendaré a nadie, espantaré a los posibles forasteros que lo pretendan y desde hoy lo consigno en la misma categoría del musac (así, con minúscula, que no se merece otra cosa)un lugar que es un despilfarro inútil para León, que escoge a quien quiere ver por allí, que desprecia a la gente que trabaja y cuyo único esplendor se cifra en su fachada.

Además, en este artículo no hay faltas de ortografía como en sus carteles.

Hasta nunca hostal de san marcos.

4 comentarios:

Trasky dijo...

Nada que añadir, excepto que el hecho de que encima siguieramos adelante, no perdieramos los nervios ni la concentracion, y tratasemos por todos los medios de que se nos mostrara algo de respeto, creo que nos honra aun mucho mas. Digno de decir que ademas, en ningun momento perdimos la sonrisa...al final, para mi eso es algo muy importante

× × × мυиdо dε иαиαѕ × × × dijo...

Muy bonitas las escaleras y los cuadros de San Marcos, parece que estas metido en un cuentito de hadas hasta que !cachis! te cruzas con un empleado del san marcos.

Un besillo coleguillas del teatro!

Sergio dijo...

Yo admito mi parte de culpa y apartir de ahora a todo este tipo de sitios en que además de verse una obra, el público haga otro tipo de cosas o simplemente si es al aire libre, llevaremos micrófonos.

Por otra parte había gente que no atendía aun así les estuvieran reventando los oidos con el "Saltarello".

garratroll dijo...

En cualquier caso, a parte de la gente de San Marcos, tambien tener en cuenta que la cena era de farmaceúticos y hay muchos que no (Gloria, por ejemplo), pero otros son muy estirados (y de estos no pongo ejemplos aunque todo el mundillo sanitario les conoce). ASí que si estaban sordos por el saltarello, que se j...........